sábado, 23 de mayo de 2015

STAY AWAY: Juego de cartas y desconfianza


Ayer tuve la suerte de jugar al fin a STAY AWAY, un juego de cartas con un sistema de buscar y eliminar al bando enemigo. Caos, miedo y diversión encontrarás en este juego en el que no puedes fiarte de nadie.


Una criatura ha emergido de R'lyeh y vosotros habéis tenido la mala suerte de encontraros con el. Esta cosa ha poseído a uno de los jugadores y tiene la capacidad de infectar a los demás para convertirlos en sus esclavos. Mientras tanto, los jugadores han de moverse rápido y buscar el lanzallamas que es lo único que puede acabar con la vida de la abominación que les acosa.

Las reglas son bastante sencillas: La cosa "The Thing" tiene que acabar con los humanos ya sea infectándolos o acabando con su vida mientras tanto los humanos tienen que acabar con la vida de la cosa. Hasta aquí bien, pero los jugadores solo pueden interactuar con los jugadores adyacentes(lo que añade dificultad) y normalmente en la dirección de los turnos (Que puede variar durante la partida). Así que jugad en sitios en los que podáis cambiaros de sitio con facilidad, porque es bastante común durante la progresión del juego.

Y por si ya había poco caos en juego, se añade la regla que te obliga a hacer intercambios de carta con un compañero, exponiéndote de esta forma a la infección tanto con el jugador de tu izquierda como con el jugador de tu derecha. 

El juego ya es entretenido de por si, pero también hay cartas de "evento" que hacen de las suyas durante la partida como por ejemplo intercambiar a todos los jugadores de sitio o incluso obligar a todos los jugadores a intercambiar cartas. Una locura.

Las pocas partidas que he podido jugar me han encantado. Nunca he sido la cosa pero siempre he acabado infectado y ayudando a mi "amo" a ganar y puedo asegurar que este juego merece la pena.


Recomendado a todos aquellos a los que les gusten los juegos de estrategia, de roles ocultos y faroleo ya que aquí encontraras todas esas características y mucho más.