jueves, 19 de mayo de 2016

Rol duro de roer: Phoenix Command

Hoy en día contamos con una gran variedad de manuales de rol donde podemos escoger entre varias ambientaciones y varios sistemas para tener siempre la combinación que más nos interese. Incluso contamos con varios manuales “genéricos” que podemos llevar a cualquier ambientación que nos guste con lo que satisface a cualquier rolero.

Sin embargo, esta gran cantidad de manuales tiene detrás una mayor cantidad de creadores, cosa que es bueno dado que aporta nuevos estilos pero hay veces que los creadores se ven abrumados por su propia ambición creando sistemas tan poco prácticos que se vuelven injugables, como el caso de Phoenix Command.

Un manual publicado en 1986 por Leading Edge Games y diseñado por Barry Nakazono y David McKenzie que pretendían hacer un sistema de combate con armas lo más realista que pudieran imaginar, y casi lo logran. Y el problema de tal realismo no es solo que nos encontramos con un manual lleno de tablas infinitas que pueden hacer perder la poca cordura que nos permite mantener Cthulhu, sino un sistema de físicas específicas de las acciones y unas explicaciones de las consecuencias demasiado detallistas que terminará drenándote la poca cordura que tengas.


El sistema es tan detallista que acciones que ocupan tres segundos de duración pueden llegar a durar casi una hora de partida volviéndolo aburrido. Además, los combates con armas de fuego son demasiado realistas acabando con las entrañas de los personajes por el suelo antes de poder ir más allá.

En definitiva, un sistema demasiado ambicioso que peca de realista y deja de lado la diversión que nos brindan los juegos de rol. Aun así invito a cualquier valiente a probar la experiencia y contarnos como de gratificante llegó a ser jugar a este juego que prácticamente ha caído en el olvido.

Y nada más gente, un saludo y mucho Rol&Roll